Entrevistas

Lucrecia Martel

octubre 10, 2017

“Ir a un festival es una pesadilla”

Por Rolando Gallego @rolandogallego

Tras años (casi diez) de presentar su última película (“La mujer sin cabeza”), Lucrecia Martel presenta “Zama”, la épica adaptación de la obra homónima de Antonio Di Benedetto, protagonizada por Daniel Gimenez Cacho, Lola Dueñas, Juan Minujín y Rafael Spregelburd, entre otros.

Pudimos dialogar con ella en exclusiva antes del estreno para conocer más de su percepción sobre el film y la ansiedad sobre su regreso a la pantalla “la necesidad de que una película entre a un festival en realidad denota la precariedad de nuestra propia industria para promocionar nuestras películas” dispara.

– ¿Cómo se maneja la expectativa y ansiedad sobre la obra de uno?

Yo no lo percibo tanto, me parce que escucho, que alguien lo dice en alguna nota, pero por suerte yo no estoy en las redes, eso me daría mucha ansiedad y además creo que cuando uno dice “expectativas” es un mundo pequeño, estamos hablando de la Argentina. No siento presión, sino curiosidad por los movimientos que haga la película en Latinoamérica, quiero ver qué pasa.

– Pero ya tenés cierta información por la repercusión que tiene por su paso en Festivales…

Mirá, el tema de la necesidad de que una película entre a un festival en realidad denota la precariedad de nuestra propia industria para promocionar nuestras películas sin necesidad de ese aval de afuera. En el mercado interno nos afecta tanto que cuando sale afuera, son estos lugares en donde las películas quedan expuestas a distribuidores y prensa especializada.

– ¿Es una ventana para las películas entonces?

En verdad la participación en un festival es para películas como esta que no tienen plata para promoción importante es la única forma de sacarla a la palestra y que se conozca es que salga en un festival, que concentra una gran cantidad de prensa de todo el mundo y es una situación favorable para una película que no va a tener una presión de publicidad en su país y en el mundo. Yo, y creo que cualquier director, ir a un festival es una pesadilla, te la pasas encerrada haciendo prensa, sentís la presión de estar en competencia, la verdad es que no es un buen plan, y la verdad que cuando uno hace una película…

– Ya estás acostumbrada…

No, más bien estas acostumbrada a ayudar a tu productor que cuando quisiste hacer tu película te ayudaron, se comprometieron, y que cuando llega ese momento que es pesado no podés no dar una mano.

Con respecto al circuito de festivales con la película estamos contentos, tal vez esperábamos algo como con anteriores películas, la prensa dividida, y el grado de percepción de la película por parte de los periodistas nos sorprendió mucho, relacionado a cosas del lenguaje, ciertas sutilezas del idioma que pensas que no se iban a “pescar”, fue de mucha alegría para nosotras.

– “Zama” de Di Benedetto se pensaba como inabarcable, pero vos utilizas algunos recursos que posibilitan una transposición ideal ¿Cómo surgieron esos mecanismos?

La obra está escrita en primera persona y una primera persona rara, porque es alguien que ya ha vivido todos los hechos que está narrando, un narrador omnisciente, la primera medida para mí era separarme de ese sistema narrativo y en todo caso ir a uno previo de la situación de la escritura de “Zama”, como decir que me voy a situar en los recuerdos que tiene Zama con los cuales podría escribir “Zama” la novela, por supuesto haciendo una elección arbitraria, exceptuando lo que yo necesitaba, de elementos de la novela, escenas, situaciones o climas que tiene. Hice eso, en la película lo primero que descarté es una voz en off, y que todo lo que Zama contaba, sus experiencias, los hechos que va narrando en la novela, en la película se presentan como si estuviéramos presenciando esos hechos, no como si los contara él, que hacen que la película sea distinta.

Las cosas que hicimos para generar ese efecto de subjetividad en todo el relato, son varias cosas, una banda de sonido muy expresionista, poco realista, también una forma de manejar las escenas situándolas muchas veces sobre Zama, planos cortos de Zama y dejando los diálogos de los otros personajes en off de manera que con el pasar de la película se va como configurando una especie de gran única voz en off, te lo digo, tal vez lo buscás y puedas decir que nó, pero está chequeado, y la película es un relato muy subjetivo, alguien está narrando los hechos. Así muchas cosas, cada detalle de una película es una decisión que haces y las decisiones influyen en el artificio de la película.

– ¿Cómo fuiste configurando la decisión del casting? Trascendió que Lola te escribió para estar…

Sí, fue así, Lola se acercó a la película, la conocía de cuando estrené “La niña santa”, me llamó, sabía que estábamos buscando una actriz española, y por supuesto ya habíamos pensado en ella, y o coincidencia o por algún lado le llegó, y claro que sí, es una actriz increíble que además maneja mucho la comedia, y en esta película eso era importante porque los actores tenían que manejan un cierto humor absurdo y tenían que tener esa habilidad.

– ¿Y Daniel?

El primer mail se lo mandé en noviembre de 2012, él está incluso desde antes que esté el guión.

– ¿Dijo que sí a la primera?

Sí.

– ¿Expectativas ante el estreno en Argentina?

Estoy muy contenta con críticas muy elogiosas de afuera, pero para mí no llegan a unos planos que tiene la película, que espero y me ilusiona compartir con el público de acá, que tienen que ver con nuestra cultura, con nuestro pasado, posibilidades de reflexión que van más allá de la aventura o el trip absurdo, las cosas que festejaba la crítica de afuera.

12

Etiquetas: , , , , , , , , ,

12 likes

Autor

Rolando Gallego

Colaborador de Cinemaboutique, periodista especializado en cine. Pueden leerlo en: http://www.escribiendocine.com y http://www.espectadoravezado.com.ar

Your email address will not be published.

CinemaBoutique

Cinemaboutique

Había una vez una película latinoamericana...
Con una mirada desde las emociones de quienes
queremos ver y disfrutar una película latina.
Promoción, difusión y una comunidad de
cine local entretenido y lúdico.
¡Bienvenidos a Cinemaboutique!