Entrevistas

Antonia Zegers

julio 13, 2020

“En la ficción al nombrar hacemos existir y generamos conversación”

Por Rolando Gallego @rolandogallego

La actriz es una de las protagonistas de la serie La Jauría, una de las grandes apuestas de la ficción local, con un gran elenco y dirección de Lucía y Nicolás Puenzo, Marialy Rivas y Sergio Castro. En Cinemaboutique dialogamos con ella para conocer más detalles del proyecto.

– ¿Cuál fue tu primera sensación ante la convocatoria al proyecto?

Antes de leer los guiones tuve una predisposición positiva porque estaba Lucía Puenzo, que es una directora a quien yo admiro mucho, la productora que me llamó, Angela Poblete, es también otra mujer que admiro mucho, mi curiosidad, mi deseo de ser parte de un equipo de mujeres tan grosas estaba ya muy a favor, y cuando leí los guiones, es muy gratificante cuando uno tiene un material del que va a ser canal que es relevante para uno personalmente, si me interpela a mí como ciudadana, no sólo como actriz, es súper gratificante poder ocupar todo eso en mi trabajo y ser canal y ser espejo de una realidad que creo que es muy importante denunciar. Hay un dramaturgo chileno que se llama Ramón Griffero que tiene un texto en una obra que me tocó trabajar que dice “sólo lo que se nombra existe”. Y yo creo que en la ficción hacemos ese ejercicio, que es nombrar, nombrar con imágenes, con historias, y es sólo nombrar, no tenemos otra responsabilidad, pero al nombrar hacemos existir, y generamos la conversación con ustedes. Eso es un tremendo privilegio, solamente invitarlos a conversar a propósito de lo que todos vemos en nuestros respectivos países y que nos horroriza y también los puntos de luz de niñas feministas articuladas a los 17 años, algo impensable 10 años atrás, hay muchas esquinas que tienen la serie que es donde los estamos invitando a todos a conversar y eso a mí me llena de orgullo y de alegría.

– En La Jauría se revisita el género pero desde lo local y se tocan temas de la actualidad ¿Qué les pasa cuando les toca un proyecto como este que además trabaja cuestiones muy vigentes?

Una cosa que a mí me pasó al hacer esto muy yanqui, que uno ha consumido, pero tiene algo latino muy bonito, que hablamos con Lucía por ser madre de niños chicos, hay algo de ir a buscar a los malos, pero pensar en quién te cuida al niño, esa dicotomía de cargar la pistola y ver quién le da de comer a mi hijo, con mi asistente en la serie somos como familia y se toca la realidad, que es mi realidad como actriz, actúo pero llamo un Uber para que mi hijo vaya al fútbol, esa subtrama de lo cotidiano, de lo pequeño, menos espectacular que en las series yanquis, la encuentro hermosa y la trabajamos muy intencionalmente con Lucía, como levantar eso a propósito del género femenino, de ser mujer hoy en día, policía, actriz, cómo vinculamos la maternidad, eso a mí me gusta mucho para no caer en estereotipos o copiar fórmulas, sino hacer las nuestras.

La serie, en el personaje de Benjamín y mi hijo, plantea cuando la fragilidad no es permitida, que pasa mucho en el género masculino, y también han sido víctimas de no poder habitar la fragilidad, y frente a la fragilidad tengo que demostrar que soy fuerte, me siento frágil y tengo que demostrar que soy fuerte, porque si no me van a bullear, y esa también es la realidad de los niños, de la génesis, de los que después pueden ser los que cometen los femicidios. Es tremendamente ver cómo se puede habitar la fragilidad en el género masculino, creo que es mucho más saludable si en todo este movimiento, donde queremos que haya igualdad,  podemos ver cuál es la falla cultural icónica para los hombres, sino no vamos a conseguir mejor vínculo y nos vamos a separar como en el club de Toby y la pequeña Lulú donde los hombres dicen abajo las niñas y ahí estamos fritos porque eso no conduce a nada. Y creo que en todo lo que se ha estado visibilizando, la opresión, la injusticia, de la que hemos sido víctimas las mujeres, por años, porque las mujeres todo lo hemos conseguido peleando, si votamos es porque peleamos, si tenemos una píldora para poder tener sexo sin quedar embarazadas, es porque peleamos por eso, si nos separamos de los hombres es porque peleamos por eso. Cual tendría que ser la lucha de los hombres para conseguir un mejor status con su alma, con su naturaleza, cómo crees que sería.

-¿Qué es lo que más te gustó del personaje?

Yo me enamoré de mi personaje, me cayó muy bien, tuve una empatía atómica. Cuando lo armábamos y estaba cocinando el personaje le dije a Lucía que ella no podía hacer eso, que era un caos, que no podía ser así, comía comida chatarra, sino sería publicidad engañosa, que jugaba play con el hijo, que era disfuncional, que tenía intuición, corazón, peleaba con el jefe, la entendí, me gustó sus fallos donde no funcionaba, el espacio con el hijo, eso lo trabajé con Nicolás, era muy importante para mí, porque todo lo anterior era una policía, que era un personaje, necesitaba hacer las escenas de intimidad para que explote para todos lados, me enamoré del personaje y su disfunción.

8

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

8 likes

Autor

Rolando Gallego

Colaborador de Cinemaboutique, periodista especializado en cine. Pueden leerlo en: http://www.escribiendocine.com y http://www.espectadoravezado.com.ar

Your email address will not be published.

CinemaBoutique

Cinemaboutique

Había una vez una película latinoamericana...
Con una mirada desde las emociones de quienes
queremos ver y disfrutar una película latina.
Promoción, difusión y una comunidad de
cine local entretenido y lúdico.
¡Bienvenidos a Cinemaboutique!